Cortezas

Las cortezas de cerdo llegan a nuestras instalaciones, donde después de un examen organoléptico basado en unos parámetros de calidad se destina a fabricación. Dentro de la fabricación las cortezas se trocean y sufren unos tratamientos de calor, las cortezas van perdiendo humedad y grasa hasta conseguir el grado de deshidratación ideal. Después se frien en su misma grasa, que es intrínseca del producto. Por ello obtenemos un producto final cuyas características sensoriales, de textura y de palabilidad son excelentes.

Las cortezas de cerdo son un producto totalmente natural, sin conservantes, ni colorantes. La adición de vitamina E (Tocoferol), antioxidante natural, supone una garantía para preservar su naturalidad.

El componente principal de las cortezas de cerdo fritas son las proteinas (75%) y la grasa (25%).

El contenido de colesterol de la grasa de cerdo es bajo si la comparamos con otros alimentos.

El 60% de su grasa es insaturada, por tanto, rebaja el contenido total de colesterol en el organismo.

Ademas las cortezas presentan un alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados (45%) constituidos principalmente por ácido oleico, muy importante para reducir el colesterol LDL ("el malo") de nuestro plasma sanguíneo.

Inicio - Calidad - La empresa - Localización - Introducción